Descubrí la historia de la fábrica de los sueños: La Cardeuse

En el apasionante mundo de la historia y la innovación se revela el fascinante recorrido de La Cardeuse, una empresa que teje los sueños con hilos de creatividad y excelencia.

Francia sería el país en el que se originaría el comienzo de esta historia. En el frío invierno francés de 1872, y debido a las constantes guerras y crisis, un colchonero llamado Pierre Matelas decidiría cambiar el rumbo de su vida y embarcarse hacia un nuevo destino: Argentina. Junto a Camille, su joven esposa, y su máquina cardadora, el aventurero desembarcaría en la Ciudad de Buenos Aires. Una vez allí decidirían ubicarse en la calle Cuyo 1565, hoy Sarmiento, en un pequeño taller. Desde ese lugar Pierre buscaría concretar la idea que tenía en mente: confeccionar los prestigiosos «colchones franchutes».

El emprendedor precisaba identificar a su marca. Fue en ese momento que su máquina cardadora jugaría un papel clave al ser el elemento en el que se inspiraría. A partir de ella fue que nació La Cardeuse (la cardadora). Con el correr del tiempo, y al llegar el año 1890, la consolidación comenzaba a hacerse evidente, ya que la marca era sinónimo de excelencia. Además, en ese momento la marca logró un gran progreso al conseguir que su producción trascendiera los límites de Buenos Aires.

El inicio del Siglo XX continuaría alumbrando el progreso de La Cardeuse. Allí se puede identificar otro de los grandes hitos de la empresa: el independizarse de la importación, logro que fue conseguido gracias a que la tejeduría domestica comenzó a industrializarse. Gracias a esto se daría otro de los hechos fundamentales de la empresa: la construcción de un edifico de tres plantas.

Distintos sucesos ocurrían en Europa mientras la marca se consolidaba. Tragedias como la Guerra Civil Española y posteriormente la Segunda Guerra Mundial marcarían un antes y un después en todo el mundo y particularmente en Europa. Millones de personas buscarían nuevos horizontes huyendo de la pobreza del Viejo Continente. Muchos de ellos llegarían, al igual que Pierre y Camille, a Argentina. Esta inmigración sería el puntapié inicial para, junto al crecimiento de la población, impulsar una demanda que no dejaba de aumentar: los colchones para tener un buen descanso.

En la década del 50 La Cardeuse sumaria los colchones de espuma de poliuretano a la línea, debido a la gran demanda por su bajo costo en comparación con los colchones de resorte. Sorteando las distintas crisis económicas que sufría nuestro país a mediados de los 60 y lo 70, la marca tenía claros los objetivos y continuaba apostando por entregarles excelencia y calidad a los argentinos. Hacia los años 80, y con la vuelta de la democracia, una novedad llegaba: la introducción de los Sommiers (Box-Springs) con la nueva tendencia masiva hacia los resortes.

1989 sería otro de los años de oro, ya que en ese momento la empresa consideró que era necesario buscar un nuevo lugar al tener en cuenta que la vieja planta había quedado atrapada en el centro de la Ciudad de Buenos Aires. Fue allí que surgió la idea de mudar la producción a un solar ubicado en Lanús. ¿Las ventajas? Un lugar con un tamaño 10 veces mayor al anterior.

Para la llegada de los 90 La Cardeuse y contaba con 36 locales propios y empleaba 200 personas. Con la entrada del nuevo milenio llegaría el momento de modernizar las estructuras. El año 2008 sería testigo entonces de la ampliación de la fábrica de la empresa gracias a la incorporación de una nave exclusiva para la fabricación de los colchones de goma espuma. Por si esto fuera poco, los metros cuadrados de la planta fueron duplicados.

En la actualidad La Cardeuse es una empresa integral, es decir que fabrica absolutamente todos los componentes necesarios para la producción de colchones, sommiers, almohadas, los resortes, la espuma de poliuretano y las materias primas textiles que se utilizan. Como dato adicional, cabe destacar que en el año 2020, a pesar de las dificultades que planteó la pandemia, la empresa apostó por renovarse e incorporó una nueva nave para la sección metalúrgica.

En la actualidad cuenta con 4 plantas, 37 locales y 285 empleados. Como dato sobresaliente cabe destacar que es la marca de colchones más antigua del país. De esta forma, y gracias a su constante apuesta por mejorar, incorporar tecnologías y brindarles la mejor calidad a las familias es que La Cardeuse se fue convirtiendo en una marca referente para el descanso. Es así que, junto a millones de argentinos, continúa soñando un futuro mejor.

Artículos Relacionados:

Misiones: LOS TOP FIVE de un destino lleno de magia

Misiones: LOS TOP FIVE de un destino lleno de magia

La provincia mesopotámica es visitada y disfrutada todos los años por millares de turistas de todo el mundo. En Argentina Fashion And Travel vamos a contarte cuáles son los 5 mejores lugares que tenés que recorrer  Coronada como una de las provincias más...

Córdoba suma un nuevo Parque Nacional a sus maravillas naturales

Córdoba suma un nuevo Parque Nacional a sus maravillas naturales

El pasado jueves 30 de junio el Senado convirtió en ley la creación del Parque Nacional Ansenuza.  Para tener una dimensión de su extensión, basta con decir que, en el área total del mismo, cabe 17 veces la superficie de Capital Federal, 12 Termas de Rio Hondo,...

Pin It on Pinterest

Share This

Compartir

¡Comparte esta publicación con tus amigos!